Consejos para elegir colores al pintar una habitación

Elegir que combinación de colores usar para pintar una habitación no supone una tarea sencilla, considerando el hecho de que el ojo humano puede llegar a distinguir hasta 7 millones de colores diferentes y la mayoría de personas intenta visualizar como quedaría un color particular en la pared.

Si nos cuesta imaginarlo (algo completamente normal), entonces tenemos que aplicar una regla sencilla que nos permita combinar correctamente los colores en la habitación.

Originalmente, los colores se conforman de tres colores primarios: azules, rojos y amarillos. Naranja, verde y morado constituyen colores formados a partir de la combinación de dos colores primarios.

Por lo general, los colores pertenecientes a la misma familia se ven adecuadamente juntos. Asimismo, colores vecinos de una rueda de color se complementan también entre ellos.

Si contamos con una rueda de color en mano veremos que cada color tiene otro complementario del otro lado de la rueda. Como hemos mencionado anteriormente, los colores adyacentes combinan a la perfección entre ellos, no obstante, hay que equilibrarlos correctamente si queremos evitar que un color domine a otro.

Colores calientes y fríos se sitúan en extremos opuestos en un espectro de colores. Los colores naranjas, rojo, y amarillo representan tonos cálidos, mientras el verde y el azul son colores fríos.

pintar una habitación

Por lo general, para habitaciones de descanso u dormitorios, se suelen emplear colores fríos porque transmiten sensación de tranquilidad

Entonces, ¿qué color va a elegir finalmente para su habitación?

Ahora que ya sabe cómo es un esquema de color para decidir la pintura de una habitación, debería ser sencillo elegir el esquema de color para nuestro dormitorio o habitación.

Se aconseja pintar las paredes en colores suaves o neutros y añadir un posible toque de color como énfasis. Al pintar una habitación hay que tener en cuenta a los muebles, así como la ropa de cama que solemos utilizar (este último aspecto únicamente si estamos seguro de que no cambiaremos la colcha).

Muchas personas cubren todos los muebles al pensar en el color que se va a utilizar, y esto supone un error porque antes de elegir el color, hay que ordenar en la medida de lo posible la habitación, colocas los muebles como queremos que estén y poner dos cojines de decoración encima de la cama, como elemento más de decoración.

Si lo hacemos de esta forma, podemos pintar primordialmente la habitación en tonos neutros y pintar con colores más fuertes otro lado de la pared, viendo como se complementan los distintos elementos de la habitación (armarios, cama, sillón, mesitas, etc.) con los colores cálidos o fuertes.

Para habitaciones poco luminosas y pequeñas es fundamental utilizar colores más brillantes, más claros que de la sensación de que el espacio es mayor.

La luz natural desempeña también un papel fundamental en el esquema de color de una habitación. Las habitaciones con mucha luz pueden recurrir prácticamente a cualquier tonalidad del espectro de colores, mientras las habitaciones que tienen que recurrir a la luz artificial se tienen que conformar con tonos neutros.

La decoración del dormitorio constituye la parte final del procedimiento de pintado y decoración ya se que será el encargado final de estar tranquilos y relajados en dicho hábitat.

Independientemente de los colores utilizados, hay que intentar que el efecto global de la habitación sea relajante y tranquilo.


En cualquier caso, no dude en que puede acudir a nuestra tienda de pinturas de Madrid para que le asesoremos sobre los colores que puede escoger para su habitación en función de los muchos factores y variables que aquí hemos hecho mención.

Pintar una habitación es un proceso sencillo, pero algo cansado si lo tenemos que hacer de nuevo por habernos equivocado al elegir el color. Nosotros evitaremos que eso pase.